Imprimeix
Categoria: Collaboracions
Vist: 332
Lloviendo








Del llibre Casialgo de Marce López Sirer






 

Una lluvia.

Las gotas de una lluvia le resbalan a mis cristales por la frente.

Muchas gotas y más gotas.

Muchedumbre.

Un tamborileo espeso.

Una prisa acuciada de tintineos.

Una música de gotas redondas; nerviosas de agua.

Un viento de nube ceniza, peina las hojas vegetales.

La tierra, bebe.

Unos charcos diminutos, tiemblan de gotas y de viento.

Mojado el rostro. Mi pelo mojado...: A mi pecho caliente le baja, por el cuello, la traza de un hilo de gotas,... hasta el vientre.

¿ Por qué no está conmigo el ánfora de tu cuerpo. ?

...

Se ha crecido mi barba desde la noche sin sueño. La zarza de mi cara, la maraña de las gotas enredadas en el boscaje de las cejas y,... las cosqui­llas de la lluvia, jugándome en los párpados. A la punta de mi nariz, se le cae un chorrito de gotas lentas como puntos suspensivos: uno... y otro... después de... otro...

Ahora mismo, hay un ruido redondo de bolas gigantes, retumbando en un cielo sordo.

La locura creativa de mi mente, despierta de su marasmo fatigado y ... las formas dispersas se reúnen y los colores disgregados se apiñan a las formas en la glauca movilidad del espacio.

Un todo vibrátil se concreta ante mis ojos...: siempre me llegas al corazón por la punta de un alfiler azucarado.

Un momento he creído que, cada gota, era un espejito que me daba, cada una, tu rostro; pero no, no podía verte tantas veces repetida: Tú... eres una sola... única, ...irrepetible.

Tienes el pelo empapado, todo hecho un solo velo liso, adherido a la cabeza, a la cara, a los hom­bros, hasta los pechos: un corpiño de pelo negro.

Te vienes a mí... te vienes corriendo sobre tus muslos firmes y tersos: piernas largas. Pie de danza... como un vuelo...

La gracia de los brazos desnudos tendidos a mi cuerpo... buscándome en el ansia de un abrazo, hecho antes de hacerse abrazo...

Nos hemos hallado. Nos hemos cogido. Nos hemos fundido en un choque dinámico.

Encaje perfecto... en uno, los... dos cuerpos...

¡¡¡ Estamos hechos !!!

Hay perlas de agua temblándote en el rostro...

Beso en tus ojos con la insistente repetición de una sed del desierto... y te beso en los labios muchas veces lentas, ... profundo, un labio y otro labio; ... los dos labios, largamente despacio...

Y, así, los dos cuerpos cogidos, las dos vidas juntadas... me voy yendo contigo... no sé dónde...

Sólo sé que nos subimos un solo cuerpo...

Estoy inquieto, nervioso, móvil, eléctrico. No estoy bien en parte alguna. Circulo... Me desplazo... Voy... Vuelvo... Voy... y... Voy:

...

Es que quiero estar contigo.

***

 

Compartit per Caty Martínez i Joan Sancho-Jusan