Imprimeix
Categoria: Collaboracions
Vist: 332

FLORECILLAS DE MOLINO*








Del Llibre Casialgo de Marce López Sirer






 

No las mires. No mires mis palabras: escú­chalas. No mires sus letras; mírales la sustancia. Míralas juntas. Mírales su luz a mis farolillos de palabras.

La manecilla tierna de cada segundo, me toca cada segundo de ahora, como una pluma suave de pájaro y, cada cosa de entonces, se hace ahora. No se repite: es la misma que está conmigo desde entonces ahora; que subsiste.

Cada florecilla que me diste, perfumada, está siempre viva; me acompaña y me tiene sus raíces hondas.

Y te veo y te siento como ayer, hoy.

No sé lo que tienen mis horas de ahora: mis horas recién nacidas, mis horas nuevas.

No te sé decir. No te sé explicar...: me siento corto para darles una imagen, para ponerles vestido a su desnudez...

Las fuerzas algo controladas hacia una finali­dad singular, pueden crear obras magníficas.

Dejadas completamente libres y dispersas,... pueden resultar inútiles como vientos sin molinos.

Me gusta que el viento sea viento y me dé fuer te en la cara y se me entre por el cuello de la camisa y... sentirlo que me sopla dentro todo el cuerpo y me lo haga vivo y me lo haga despierto... ...

Me gusta beber el viento boca abierta, y sentirlo hasta la garganta en su son de  trompetas y flautas.

No me importan mucho los molinos como piedra, pero sí la mano de hombre que puso la piedra y su estética y su símbolo: ...gira que gira, rueda que rueda, sus brazos al aire en sus ruidos musicales... y... después, ....el agua clara, transparencia de cristal, el chorro del agua erecto, bullicioso, lánguido o manso que habla... que canta, que brilla, jugando con la luz en las miríadas de gotas salpicadas, esparcidas, saltarinas: abanicos de líquidas chispas...

Y la tierra que se moja, que bebe, que se embebe... y las plantas que la gozan, que se crecen y la vida que brota a lo largo del andariego camino, por el beso generoso del agua que le nació por el eje, en la cumbre, al molino desde un esfuerzo de aspas sopladas por la música del viento. El molino es un gigante legendario caballero perenne hoy, y ... el viento, su viento en dimensión de obrero, no está domesticado: es útil como es: ...al pasar...

Si pasas y eres útil, nadie te ata, nadie te encierra; no te domestica nadie porque, tu libertad es estar conforme contigo misma.

¡¡Qué hermoso si, a tu libertad, le va naciendo una flor y, a cada flor, un fruto en cada paso...!!

  

Compartit per Caty Martinez i Joan Sancho "Jusan"